martes, 16 de marzo de 2010

"La democratización de las comunicaciones debe plasmarse en los hechos y no sólo en el discurso".

En el día de ayer, viernes 5 de marzo, he renunciado al cargo de Directora de Radio Nacional Córdoba, por considerar agotada la posibilidad de avanzar en la recuperación de este importante medio público.

Los intentos reiterados de conseguir, tanto la recuperación tecnológica (no de tecnología de punta exactamente, sino aquella que permita garantizar una trasmisión de mínima calidad), como de acondicionar el histórico auditorio que ha sido motivo de orgullo para la vida cultural de nuestra provincia, han chocado con la desidia y la falta de voluntad política del Gobierno Nacional.

No es novedoso que el estado cuente con recursos insuficientes para los medios públicos, esto viene sucediendo hace décadas. Pero la flagrante contradicción entre el discurso y los hechos, sí es atribuible a la actual gestión nacional.

Luego de más de dos años pregonando la importancia de democratizar las comunicaciones y promover la generación de contenidos y fuentes de trabajo a nivel local con una nueva Ley de Medios, en los hechos sólo se ha verificado un aumento de inversión en Radio Nacional Buenos Aires, a costa de continuar asfixiando a las radios del interior.

El año pasado se adquirió el nuevo transmisor para Radio Nacional Córdoba, pero no se licitaron los trabajos para acondicionar la antena, por lo cual la emisora sigue transmitiendo con un equipo a válvula más digno de un museo que de una radio pública.

Luego de asumir la nueva la dirección de la radio la Sra. María Seoane, el “discurso federal” se profundizó, instando a las emisoras de interior a fortalecer las producciones locales. Pero los hechos desmintieron esa convicción.

Con el costo mensual de dos contratos artísticos de los que componen la programación de Radio Nacional Buenos Aires, se podría comprar el generador que permitiría a Nacional Córdoba seguir al aire a pesar de los cortes de energía eléctrica.

Con el costo mensual de tres de esos contratos el auditorio estaría en condiciones para reabrir sus puertas, retomando su olvidada vocación cultural.

Con menos del monto correspondiente a uno de esos contratos se hubiera cumplido con los cuatro contratos artísticos comprometidos para Nacional Córdoba en diciembre pasado, compromiso que decidieron no concretar durante los últimos dias de febrero.

Hace mucho tiempo que nuestra sociedad reclama coherencia de los funcionarios, es una pena que quienes se autodenominan “progresistas” actúen igual que aquellos a quienes dicen enfrentarse.

Las palabras dichas, razón de ser un medio tan maravilloso como la radio, se vacían de contenido cuando ni siquiera las respeta quien las dijo.

Las palabras deben corresponderse con los hechos, ninguna otra cosa se les pide a los responsables del estado.

Es por eso que, aunque considero agotadas las posibilidades de continuar trabajando por la recuperación de esta emisora desde su dirección, desde cada lugar vamos a continuar bregando para que la democratización de las comunicaciones sea un hecho, y no un discurso bonito.

Es lo más importante en esta instancia expresar mi mayor agradecimiento a las organizaciones sociales, los artistas, los sindicatos, las organizaciones de mujeres, los organismos de Derechos Humanos, movimientos ambientalistas, pueblos originarios y todas las personas que acompañaron nuestra gestión frente a Radio Nacional. En ese camino seguiremos encontrándonos con quienes trabajan todos los días por una comunicación plural y diversa, para todos y todas.



Gabriela Cabús.

Lic. en Comunicación Social.

No hay comentarios:

FELICITACIONES POR LA MOVIDA!!!!!!!!!!

Archivo del blog