jueves, 30 de agosto de 2012

Mural en Marcos Juárez


Hola. Aunque parezca mentira, este mural esta pintado en pleno centro de Marcos Juárez, a lo que se ve, le falta todo un marco hecho con una pegatina de fotocopias del articulo 41 de la COnstitucion Nacional.
Si no lo borraron todavia, mañana le saco una foto y se las envio.
Como se imaginaran se armo quilombo, piden la cabeza del secretario de cultura, por no chequear el contenido del mural.
En esta zona, donde al día siguiente de la sentencia un vecino fumigaba con 40 km/h de viento, donde la radio más escuchada( la cadena 3 de aca) y la TV no hablaron de la sentencia ( si los diarios).....con este mural y al silenciar la sentencia....LA TIENEN ADENTRO ( del filosofo Diego Armando).
 
Gracias a Engrupo murales, gracias Chekiu,Palu,Lucrecia,Cynthia,Millie,Mateo y Leandro, en nombre de todos los "loquitos", (como en otros lados seguramente, asi nos llaman aca), que deseamos y luchamos por un mundo mejor.
Un abrazo.
                Alvaro
 
PD: la pared donde esta pintado el mural ( el terreno es una playa de estacionamiento publica), ES DE UN $OJERO.......



Detectan altos niveles de plomo en la soja

Un estudio de la UNC y el Conicet lo descubrió en campos de zonas urbanas e industriales. Analizó 10 sitios y, en todos, el índice supera los valores guía de Europa. Seis lugares están cerca de industrias emisoras de plomo, pero los otros no. Es un metal muy peligroso.
Detectan altos niveles de plomo en la soja Detectan altos niveles de plomo en la soja


A pesar de las buenas ganancias que les reporta de manera directa al sector rural y al Estado, el cultivo de soja es acusado por los ambientalistas de provocar varios males (ver Plomo en soja PDF).
Cuestionan que la extensión de las áreas cultivadas ha generado el desmonte del bosque nativo, que son semillas transgénicas y que requiere el uso de glifosato, un pesticida que asociado a problemas de salud, a pesar de que aún no hay estudios contundentes (ver Una metalúrica y una fundición, dos casos insignia).

El reciente juicio por las fumigaciones en barrio Ituzaingó Anexo puso a la leguminosa de nuevo en la picota. El tribunal encontró culpables de contaminación a un agricultor y un fumigador que utilizaron glifosato (y endosulfán, otro pesticida) en campos de soja aledaños a una zona urbana. La ley provincial 9.164 prohíbe la fumigación aérea cerca de zonas urbanas por posibles contaminación e intoxicación.

UNC. Pero hay otro motivo por el que debería prohibirse el cultivo de soja en las ciudades. Un estudio realizado por investigadores del Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal de la Universidad Nacional de Córdoba y Conicet detectó altos niveles de plomo en la soja cultiva cerca de zonas urbanizadas.

Julieta Salazar, Judith Rodríguez, Gastón Nieto y María Luisa Pignata son los autores del trabajo publicado semanas atrás en la revista Journal of Hazardous Materials.

Los niveles superan hasta 10 veces los admitidos por la Unión Europea para este metal pesado, que estipula como máximo 0,2 microgramos de plomo por kilo de esta leguminosa.

Los investigadores analizaron la soja de 10 sitios: Bouwer, Despeñaderos, Ferreyra, General Cabrera, General Paz, Los Molinos, Malagueño, Pozo de Tigre, Río Tercero y Yocsina.

Los valores se ubicaron entre 1,63 y 2,55 microgramos por kilo. En Río Tercero, Malagueño, Los Molinos, General Cabrera y Despeñaderos el valor estuvo por encima de dos. Estos lugares fueron elegidos porque están asociados a diferentes actividades humanas pasadas y presentes que son potenciales emisores de metales pesados.

En Río Tercero funciona un complejo de industrias químicas, petroquímicas y militares; en Malagueño y Yocsina hay una cementera y una incineradora de residuos; en General Cabrera funcionó por 20 años y hasta 2006 una fundición de plomo; en Ferreyra existe un complejo de industrias metalúrgicas y automotriz; en Bouwer funcionó desde 1984 hasta 2005 una metalúrgica que reciclaba baterías de auto.

Lo alarmante es que también se hayan encontrado niveles altos de este metal en sitios urbanos que no tienen ninguna industria emisora. Son los casos de Pozo del Tigre, General Paz, Los Molinos y Despeñaderos. Esto puede estar asociado a la persistencia en el ambiente de este elemento que años atrás era un compuesto de las naftas de autos y maquinaria agrícola. También el viento puede arrastrar esa sustancia de las ciudades hacia estos sectores menos urbanizados.

El estudio también midió la presencia de cadmio y zinc en la soja. Para cadmio, los valores estaban por encima de lo indicado por la Unión Europea sólo para Bouwer. En General Paz y Yocsina estuvieron cerca del máximo. Con respecto al zinc, no se superó el nivel máximo en ningún sitio.

Efectos en la salud. En el estudio también se calcula un índice de riesgo toxicológico para quienes consuman estos granos, de acuerdo con las directivas de la Agencia para la Protección del Ambiente de Estados Unidos. Tiene en cuenta el consumo estimado del grano y su posible impacto no cancerígeno a partir de dosis orales.

Para el caso de Argentina y Europa este índice estuvo por debajo de lo que puede considerarse un alimento peligroso. Sin embargo, para el caso de China el índice estuvo por encima, por lo que puede considerarse riesgoso. A China se exportaron casi ocho millones de toneladas de soja en 2011. “La mayoría de la soja exportada se usa para alimentar animales para consumo humano. Por lo tanto, es probable que como se trata de metales y estos se acumulan en el cuerpo, se biomagnifiquen con el tiempo pudiendo generar problemas para la salud humana”, señaló Pignata.

El plomo es un metal muy peligroso para la salud. La intoxicación crónica (cuando la ingesta del metal ocurre en bajas dosis y por mucho tiempo) trae problemas gastrointestinales, neuromusculares y neurológicos. Ocasiona pérdida de memoria y de concentración, depresión, náuseas, dolor abdominal, pérdida de la coordinación, entumecimiento, fatiga, dificultad para hablar y anemia. “Un estudio reciente ha demostrado su potencial genotóxico por lo que podría ser mutagénico y cancerígeno aunque no está demostrado”, indicó Pignata.

A pesar de que la población en riesgo es la que consume el grano, también podría afectar a vecinos del sector. “Nuestro estudio refleja que la contaminación antropogénica de los suelos no permanece inamovible, sino que los metales pesados pasan a aire al erosionarse los suelos, a aguas superficiales por escorrentía y pueden ser incorporados por los seres vivos que habitan en el lugar”, comentó la investigadora.
El estudio también evaluó la presencia de plomo y otros metales pesado en el suelo. Detectó niveles al borde de lo que fijan normativas nacionales y canadienses para suelos agrícolas. En Bouwer este límite fue superado.
“Las poblaciones locales están expuestas a la contaminación de suelo. Dependiendo de cuán disponible esté el metal en los suelos y cómo sea la erosión, el metal puede incorporarse vía consumo de alimentos cultivados, de animales que consumen pasturas o por inhalación”, agregó.

domingo, 26 de agosto de 2012

LAMENTABLES DECLARACIONES DE MARTIN FRESNEDA

Lo que escribimos a continuación, seguramente no le gustará a muchos, incluidos algunos compañeros de lucha contra la contaminación y el saqueo, pero callarnos ante esta situación nos volvería deshonestos ante nosotros mismos y quienes nos leen.

Nos sorprenden y duelen estas declaraciones del Dr. Martín Fresneda. 
Respetamos su trayectoria, su historia y su lucha, pero sus palabras actuales amparan la lógica del gobierno de CFK de poner en el campo enemigo a todo aquel que no "sintonice" 100% con sus políticas.
Adolfo Pérez Esquivel no necesita de nuestra defensa, puede hacerlo solamente callando ante estos dichos. 
Pero declarar que Pérez Esquivel "hace oposición" con los derechos humanos, es una grave falacia y desacredita a este funcionario del gobierno. 
Los derechos humanos se defienden o no se defienden, y su propia definición implica ser "oposición", pues quienes violan los derechos humanos son los gobiernos y sus protegidos.
Ahora parece que hay DDHH que se pueden defender y otros no. 
Parece que solamente se pueden defender los DDHH que le resultan simpáticos al gobierno nacional....
Esto nos hace recordar que a Pérez Esquivel también lo consideraban "opositor" y enemigo los gobiernos militares.
Pero ahí no se agotan los dichos de Fresneda, ahora, igual que CFK, parece defender el modelo agro-minero-exportador contra el que lucharon 30.000 exterminados por el terrorismo de estado.
Referirse a "derechos humanos preventivos" y estar de acuerdo con un modelo que se asocia con Barrick y Monsanto, cuando Monsanto ha sido declarado como el enemigo por todas las organizaciones campesinas hace varios años ( ver declaraciones y comunicados del Mocase VC y del MNCI ) es realmente temerario.
Declarar que el Ministerio de Salud tiene su matriz de DDHH y dar a entender que los están defendiendo es mirar para otro lado. Es lo mismo que decir que Mayoral y De Vido defienden los DDHH de las comunidades afectadas por la megaminería transnacional que este gobierno nacional impulsa y protege.
Seguramente nos dirán que estamos con la "corpo" y que le "hacemos el juego a la derecha", pero nosotros tenemos bien en claro quienes son y que intereses defienden desde la "corpo" y hace un tiempo nos venimos preguntando adonde está ahora la "derecha"....
Movida Ambiental

Declaraciones de Martín Fresneda

Periodista: ¿qué opina de este juicio?


Fresneda:  “al menos en este tipo de casos es necesario que no se fumigue vía aérea”

Periodista: hay org de ddhh que plantean que que el modelo agropecuario genera violaciones a los ddhh, compartís esa mirada?

Fresneda:  “en algunas ocasiones yo no le echaría la responsabilidad al modelo, yo creo que hay empresarios y productoras que cumplen la ley y otros que no la cumplen, hay generalidades con la cuales no estoy de acuerdo y menos con Perez Esquivel, últimamente Pérez Esquivel está haciendo de los derechos humanos una bandera de la oposición”
Periodista:¿qué está haciendo tu secretaría frente a estos casos de violaciones de ddhh a la salud dentro de temas como minería o soja? 

Fresneda: “no, bueno, yo tengo que dejar clara una cosa, la sec de ddhh actúa frente a casos graves de violaciones de derechos humanos, uno no puede ser una secretaría interpoderes que todo el tiempo invada competencias de otros ministerios, está el ministerio de salud que tiene su propia matriz de ddhh, la tarea de la sec de ddhh durante todos estos años ha sido transversarlizar los ddhh, fue la demanda social más importante, cuando la logramos hacer, muchas veces nos dicen porqué no actúan los ddhh en determinadas circunstancia, pero el ministerio de salud está actuando correctamente frente a determinados perjuicios que se vienen desarrollando en la sociedad en general. Tenemos circunstancias en las cuales hay conflictos por determinada actividad de producción minera por ejemplo, y después dicen los ddhh porqué no están, no señores, cuando actúa la policía o actúan las fuerzas de seguridad, las fuerzas deben actuar desde la perspectiva y la matriz de cumplimiento de todos y cada uno de los derechos de los manifestantes, entonces,  no existe violación a los ddhh preventiva, donde muchas veces hay sectores de la sociedad que acusan o ejercen una demanda exhaustiva para tener un nivel de prevención, pero no existe la violación preventiva de los ddhh”, en los casos de fumigaciones “el ministerio de salud de la nación y de las provincias tienen la responsabilidad de actuar”.Periodista: ¿estás conforme con esas actuaciones? 

Fresneda: “depende, si usted me habla en abstracto yo no respondo, no hablo en abstracto. Se terminó la charla”.

Audios del reportaje:






viernes, 24 de agosto de 2012

HOMENAJE A NUESTRO COMPAÑERO HERALDO ESLAVA A UN AÑO DE SU ASESINATO




Este viernes 24 de agosto se cumple un año de la muerte de Heraldo Eslava a causa de una brutal golpiza mientras que la investigación judicial sigue caratulada como ‘etiología dudosa’. Sin embargo, los últimos testimonios de nuestro compañero acusaban a ‘los matones enviados por De la Sota para perjudicarme, para callarme’.
Cabe destacar que desde un principio, quienes estaban a cargo de la investigación en la División Homicidios de la policía provincial sostuvieron que ‘murió por causa natural’. Sabemos que esto no es cierto ya que Heraldo fue brutalmente golpeado en dos ocasiones en diferentes días y fueron estas golpizas las que le ocasionaron su fallecimiento.
Por todo esto, exigimos el inmediato esclarecimiento de la muerte de nuestro compañero por ser un reconocido militante con un gran compromiso en la lucha contra el desalojo de Villa La Maternidad y en diversas luchas sociales y ambientales de Córdoba y el país.
Nuestro homenaje y reconocimiento por su compromiso incansable será este SÁBADO 25 DE AGOSTO a las 18 horas en la Biblioteca Popular Heraldo Eslava ubicada en Agustín Garzón 1025, Villa La Maternidad.

¡HERALDO ESLAVA PRESENTE!
¡VILLA LA MATERNIDAD NO SE TOCA!

Biblioteca Popular Heraldo Eslava
Agustín Garzón 1025
Villa La Maternidad

Córdoba – Argentina

Juicio por agrotóxicos en Ituzaingó: fumigar es delito, pero no hubo cárcel


Fumigar con agrotóxicos es un delito y tiene condena condicional, sin cumplimiento en cárcel. Así lo determinó ayer la Cámara I del Crimen de Córdoba en el juicio por fumigaciones en el barrio cordobés Ituzaingó Anexo. Para las Madres de Ituzaingó el fallo fue “un golpe”. Pero los abogados lo valorizaron como inédito. Darío Aranda, para lavaca desde Córdoba, relata la última jornada, y las voces tras la sentencia.
Luego de más de dos meses de juicio, y en el primer caso que llega a juicio penal, un productor agropecuario y un aerofumigador fueron encontrados culpables de contaminar y afectar la salud de la población, y recayó sobre ellos una pena de tres años de prisión (condicional –no es de cumplimimiento en cárcel-). Las Madres de Ituzaingó, organización nacida a medida que sus hijos enfermaban, cuestionaron el fallo: “Nos enferman, nos matan a nuestros hijos y no van a la cárcel. Es otro golpe más que nos dan, pero seguiremos luchando contra este modelo que enferma nuestros hijos, este modelo del gobierno nacional, el provincial y el municipal, siempre en beneficio de las corporaciones”.
En cambio la organización Paren de Fumigar de Córdoba y el denunciante, Medardo Avila Vásquez, revalorizaron el valor del fallo: “Es el primero en Argentina. Teníamos razón, las fumigaciones son delito y tienen condena”.

“No queremos a Monsanto”
“Justicia para las Madres de Ituzaingó”, exigía una bandera extensa colgada en el acampe que organizaciones sociales montaron el lunes a la noche frente a Tribunales de Córdoba, en vigilia a la espera del fallo. “Cristina y De la Sota no queremos a Monsanto en Córdoba”, exigía un pasacalles, en rechazo a la instalación de la multinacional de semillas y agrotóxicos en Malvinas Argentinas (barrio de las afuera de la capital).

Todas o ninguna
En un clima de ansiedad y nervios, el primer encontronazo fue las 9, cuando las Madres de Ituzaingó ingresaban a Tribunales. “Solo quieren dejar que entremos cinco, nosotros vamos a entrar todas, nosotras somos las víctimas”, aviso Sofía Gatica, madre de Ituzaingó. A los 10 minutos, la numerosa custodia policial abrió paso a todas las mujeres del Ituzaingó Anexo.
A las 10.09, los tres jueces ingresaron a la sala de audiencias. Dieron la palabra a los acusados. El productor rural Francisco Rafael Parra se declaró inocente y aseguró que “nunca” fumigó en cercanías del barrio y que “nunca” utilizó “agroquímicos prohibidos”. El piloto de avión fumigador Jorge Pancello se declaró “inocente, católico y creyente de la justicia, aunque no me haya tratado bien”. Jorge Alberto Gabrielli, también productor (sobre el que la fiscalía había solicitado la absolución), no habló.

Divididos
El tribunal pasó a cuarto intermedio hasta las 14. Y las hipótesis se multiplicaban. La numerosa cantidad de policías (dentro y fuera de la sala) hacía pensar a muchos la posibilidad de una absolución para los tres.
Además, funcionarios de tribunales había dejado trascender que los jueces estaban divididos. Lorenzo Rodríguez (presidente del Tribunal) estaba por la condena. Mario Capdevilla por la absolución. Y Susana Cordi Moreno no se decidía por la condena motivada por un tecnicismo (respecto a la fumigación y la interpretación de qué es delito). En el ámbito legal, si hay duda no puede haber condena, y dentro de Tribunales dejaron trascender las posturas de los jueces.

Voz oficial
El secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda, llegó a las 9.30 a los tribunales de Córdoba. Había sido invitado en reiteradas oportunidades, a lo largo del juicio, pero nunca había respondido. La semana pasada, las Madres de Ituzaingó dieron a conocer una carta abierta a Fresneda como una forma de presión. El Secretario ayer estuvo presente: “Acompañamos el reclamo de las Madres de Ituzaingó y esperamos una condena, que sea un caso testigo para que los productores sepan que esto no se puede volver a repetir”.
A contramano de las Madres de Ituzaingó, organizaciones sociales y movimientos campesinos, Fresneda rechazó que el problema sea el modelo agropecuario, y lo acotó a “casos puntuales”. Diálogo con lavaca.
-Adolfo Pérez Esquivel, Nora Cortiñas y el Movimiento Campesino de Córdoba denuncian que este modelo agropecuario viola derechos humanos. ¿Qué opina?
-No lo considero así. El problema no es el modelo, son casos puntuales donde no se cumplen los límites de 1000 o 1500 metros para fumigar. Además, a Pérez Esquivel no le respondo porque usa los derechos humanos para hacer oposición al Gobierno- argumentó Fresneda.

Marcha en las calles
Pérez Esquivel y Nora Cortiñas (de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora) acompañaron el pedido de las Madres de Ituzaingó e incluso marcharon por las calles de Córdoba (junto a unas 10.000 personas) en pedido de justicia y para que Monsanto no se instale en la provincia. El Secretario de Derechos Humanos se retiró en el receso y no regresó para la sentencia.

La causa
En diciembre de 2008, y luego de una presentación de la Subsecretaría de Salud de la Municipalidad de Córdoba, la Justicia prohibió utilizar agrotóxicos a menos de 500 metros del barrio Ituzaingó Anexo y, si las fumigaciones eran aéreas, la distancia mínima debía ser de 1500 metros.
“Fumigar en áreas urbanas viola disposiciones de la Ley Provincial de Agroquímicos y constituye un delito penal de contaminación ambiental, que se pena con hasta diez años de prisión”, explicó en 2008 el fiscal de Instrucción del Distrito III, Carlos Matheu, que determinó la figura penal de “contaminación dolosa del medio ambiente de manera peligrosa para la salud”. El fallo focalizó en dos agroquímicos: endosulfán y glifosato.
Medardo Avila Vázquez era, en 2008, subsecretario de Salud de la Municipalidad de Córdoba. Había concurrido a Ituzaingó Anexo alertado por las Madres. Observó en persona cómo aviones fumigaban sobre las viviendas. De inmediato hizo a denuncia por “envenenamiento”. El fiscal Matheu ordenó estudios en los patios de las viviendas y confirmó la presencia de endosulfán y glifosato. También allanó galpones de chacareros, encontró tambores con los agrotóxicos y (además de poner un límite a las fumigaciones) procesó a los productores sojeros, al dueño del avión fumigador y al aviador.
La denuncia de 2008 sumó otra denuncia (de 2004) de las Madres de Ituzaingó, y es la que llega a juicio hoy en la Cámara I del Crimen. Tiene su fundamento en la Ley Nacional de Residuos Peligrosos (24051). El artículo 55 reprime con pena de prisión de tres a diez años al que utilizando productos peligrosos (entre ellos los agroquímicos)  “contaminaren” de un modo peligroso para la salud pública, el aire, el agua y el ambiente en general.
Durante el juicio se comprobó que, en base a un estudio oficial, sobre 142 niños del barrio a 114 se le detectó contaminación con agroquímicos. “El 80 por ciento de los chicos tiene agroquímicos en sangre”, explicó la médica Inés Flamini, de la Unidad de Pronta Atención 28 (UPA, centro de salud vecinal), una de las responsables del informe sanitario. La médica reveló que viven niños con hasta cinco y seis herbicidas e insecticidas en el cuerpo e, incluso, se detectó presencia de agroquímicos en chicos de fuera del barrio.

Sentencia
A las 14 había más organizaciones en la calle frente a Tribunales y también dentro. En la puerta de la sala de audiencia había más periodistas que durante la mañana. Los acusados con sus familiares, las Madres de Ituzaingó y los abogados.
A las 17, el abogado de las Madres, Miguel “Gallego” Martínez, explicó la demora: “Se están matando. Colegas de adentro nos avisan que no hay acuerdo y siguen buscando un consenso. Hay que esperar”.
Recién a las 19.05, se abrió la puerta de la sala. A las 19.14, ingresaron los jueces. El prisidente del tribunal amplió la expectativa: “Siempre en la Justicia hay un 50 por ciento de un fallo favorable, y un 50 en contra. Si están en desacuerdo, por favor lo expresan afuera y recomiendo que esperan los fundamentos del fallo (el 4 de septiembre)”.
Y comenzó (como en todo juicio), por las absolución: el productor Gabrielli fue declarado inocente (la Fiscalía había pedido su absolución). Parra fue declarado por unanimidad “autor penalmente responsable” del delito de contaminación ambiental con peligro para la salud por uso de residuos peligrosos, con tres años de prisión condicional, diez horas de trabajos voluntarios por semana en insitutciones de salud y ocho años de inhabilitación para manipular agroquímicos.
El fumigador Pancello fue encontrado culpable, coautor respoonsable, con tres años de prisión condicional, trabajo voluntario y 10 años de inhabilitación para fumigar.
De inmediato, las Madres de Ituzaingó salieron llorando de la sala,al grito de “nos matan a nuestros hijos y se van a sus casas”. Se fueron juntas, se detuvieron un momento en la escalera de Tribunales, se abrazaron (como juntando fuerza) y bajaron hasta donde estaba la concentración de organizaciones y militantes. “El fallo es una burla, una vez la Justicia de burla del sufrimiento. Nuestros hijos han muerto, han enfermedado. Hay prueba sufieciente, hay delito, se los condena, pero se van a su casa”, criticó Sofía Gatica.
Rodeada de cámaras y con el grito de fondo de “Madres de Ituzaingó, la lucha continúa”, Gatica arremetió contra el poder político: “¿Qué hubiera pasado si entre los enfermos o muertos estaban los hijos de la Presidenta, del Gobernador o del Intendente”? Y se contestó: “De seguro estos tipos iban a la cárcel, pero hoy no”.
“No enferman a nuestros hijos y ahora nos mandan a la Monsanto. Los tres (Presidenta, Gobernador, Intendente) gobiernan para las corporaciones, para la Monsanto, y no les preocupan los pobres fumigados ni los campesinos desalojados”, denunció Gatica.
Carolina Cabrera, también Madre de Ituzaingó, también calificó de “burla” el fallo y avisó que van “a seguir luchando, porque hay delito y  vamos a defender a nuestros hijos. No queremos que nos fumiguen, nos queremos que nos enfermen, no queremos a Monsanto acá en Córdoba, que la Monsanto se vaya al lado de la casa de la Presidenta o del Gobernador”.
Sofía Gatica recordó que “nos han dado muchos golpes, este es uno más, pero saben que seguiremos luchando. Está lucha sigue y somos cada vez más”.

Inédito
El abogado de las Madres, “Gallego” Martínez, se mostró “conforme” con el fallo. “Es algo inédito. El fumigar es delito penal, y tiene condena. Eso nunca había pasado. ¿Si hubiéramos querido más? Claro sí, siempre vamos por más, pero esta sentencia marca antecedentes jurídicos importantes, incluso con condenas más duras, para otros miles de pueblos que hoy son fumigados en el país”.
Medardo Avila Vásquez, quien inició la denuncia en 2008 y hoy integra la Red de Médicos de Pueblos Fumigados, aportó: “No hay pena que compense el dolor de la muerte de un hijo, por eso todos comprendemos y acompañamos en dolor de las Madres, aún más cuando no hay prisión efectiva, pero hoy hemos dado un paso importante en esta lucha: las fumigaciones son delito, y corresponde prisión”.
“Los acusados no tenía antecedentes penales, eso los ayudó. Pero ese fallo abre el camino para nuevos juicios, donde iremos por más, donde los envenenadores saben que ya hay condena y que pueden ir en cana. Te puedo asegurar que el día de hoy es un día negativo para el modelo agropecuario, para los pooles de siembra, para Monsanto y para todos lod gobernantes que impulsan en este modelo contaminante”, afirmó Avila Vásquez.
Aún en la puerta de Tribunales, y frente a los militantes y organizaciones, arengó. “Es un paso adelante en esta lucha larga que hemos emprendindo compañeros. Los envenenadores agropecuarios tienen que cuidarse. Es un paso más que hemos dado, y ahora hay que reforzar el ‘fuera Monsanto de Córdoba’”.
Laura Gallo, de la organización Paren de Fimigar Córdoba, al borde del llanto, destacó que “hoy por fin, luego de mucho sufrimiento, se confirma que las fumigaciones son un delito, teníamos razón, el fallo de hoy es una apertura para seguir luchando contra este modelo, para correr las fumigacioens de nuestros pueblos, de nuestros hijos. Hoy ganamos porque esos tipos estuvieron sentados en el banquillo y fueron condenados, ganamos hoy cuando se condenó al productor, al fumigador. Juntos, en la lucha, vamos a frenar este modelo”.

Los vecinos de Malvinas Argentinas preparan más acciones contra Monsanto


Continuar las acciones informativas, marchar a la plaza, cortar la ruta principal de la localidad y crecer en contactos con grupos de todo el país; son algunas de las actividades que aprobaron anoche en asamblea los vecinos autoconvocados de Malvinas Argentinas, municipio donde Monsanto comienza a instalar una de sus plantas semilleras más grandes del mundo.

El espacio de la asamblea fue clave para la circulación de las últimas novedades: Los alumnos del turno noche de la escuela secundaria fueron amenazados con ser expulsados si intentaban debatir el tema en la escuela, al tiempo que el intendente reforzó ofertas de trabajo y lanzó un volante convocando a una marcha por el sí a Monsanto firmado por “Vecinos Autoconvocados”, mientras una consultora encuestó el pueblo fraguando las respuestas.

“Nos preguntaban sobre la gestión del intendente, de De La Sota y de Cristina, sí sabíamos qué era Monsanto y qué opinábamos sobre la venida de la planta. Algunos nos dimos cuenta que en su planilla anotaban lo que querían ellos”, relató una vecina, y varios otros habían tenido experiencias similares.

Al inicio de la reunión, invitado por los vecinos, habló el abogado Darío Avila, iniciante de una de las denuncias que motivó el Juicio por la Fumigaciones en Barrio Ituzaingó Anexo. Avila remarcó que comparte con las Madres de Ituzaingó de desazón por la falta de penas efectivas (ya que los acusados fueron declarados culpables pero no irán presos) al tiempo que valoró el gran paso dado y el horizonte político, social y jurídico que se abre.

Hoy los vecinos se manifestarán pacíficamente portando pancartas y banderas. 


como se vivieron las condenas en el juicio por fumigaciones (video)

http://youtu.be/Al8t13Z3TZg

Primera condena por fumigar con agroquímicos


Un productor rural y un piloto fueron sentenciados a tres años de prisión por contaminación ambiental


En un fallo inédito, un tribunal cordobés condenó a tres años de prisión en suspenso a dos de los acusados por afectar la salud del barrio Ituzaingó por usar indebidamente endosulfán y glifosato. El tercer imputado fue absuelto.

/fotos/20120822/notas/na21fo02.jpg
Durante todo el día, vecinos y organizaciones hicieron actos frente a Tribunales.
El tribunal de la Cámara I del Crimen de Córdoba condenó ayer a tres años de prisión condicional, es decir, no efectiva, al productor rural Francisco Parra y al piloto aeroaplicador Edgardo Pancello por las fumigaciones ilegales en el Barrio Ituzaingó Anexo, cercano a la capital provincial, al tiempo que absolvió al productor Jorge Gabrielli. La sentencia es la primera en su tipo en el país y corona una lucha de más de diez años de los vecinos del lugar que vienen denunciando las consecuencias de las fumigaciones en la salud de los habitantes. Fruto de esas luchas es la organización Madres de Ituzaingó, que se convirtieron en símbolo de los reclamos contra la contaminación con agrotóxicos.
Tras más de dos meses de juicio, el tribunal, integrado por Lorenzo Rodríguez, Mario Capdevila y Susana Cordi Moreno, deliberó ayer durante nueve horas para decidir el veredicto. La sentencia contra Parra y Pancello fue a tres años de prisión de ejecución condicional por dos hechos de fumigación ocurridos en 2004 y 2008.
Parra fue condenado como autor del delito de contaminación ambiental penado por la Ley de Residuos Peligrosos, en forma continuada. Los camaristas dispusieron que, durante cuatro años, Parra deberá cumplir “diez horas semanales de trabajo no remunerado”, a favor “del Estado o de instituciones de bien público, vinculadas con la salud”, al tiempo que quedó inhabilitado “durante ocho años para el ejercicio de la actividad de aplicación de productos agroquímicos”.
Los jueces condenaron al piloto Pancello a tres años de ejecución condicional por considerarlo “coautor del delito de contaminación ambiental” por el hecho ocurrido en 2008. Pancello fue inhabilitado durante diez años para operar con productos agroquímicos y también deberá realizar un trabajo comunitario.
Por su parte, el tribunal absolvió al productor Jorge Alberto Gabrielli, tal como había pedido el fiscal Marcelo Novillo Corbalán en el momento de efectuar sus alegatos, por considerar que faltaban pruebas determinantes y por el principio de presunción de inocencia.
“Quedo conforme en cuanto al encuadramiento: se comprobó que la fumigación, en las condiciones socioambientales en que se encontraba el barrio, puso en peligro la salud humana”, expresó Novillo Corbalán. Asimismo, destacó que “se cumplió el objetivo de mínima” y agregó que “no recurrirá la sentencia”, pese a que él había requerido cuatro años de prisión de cumplimiento efectivo para Parra y tres (también de forma efectiva) para Pancello. “Ocurre que, en forma subsidiaria y para el supuesto de que no se establecieran penas de cumplimiento efectivo, nosotros habíamos pedido la aplicación de reglas de conducta, tal como resolvió el tribunal”, explicó.
En cambio, Juan Manuel Aráoz, abogado de Parra, anticipó que, si bien esperará a conocer los fundamentos del fallo, que se difundirán el 4 de septiembre, recurrirá la sentencia “teniendo en cuenta que se considera delito una actividad autorizada por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria y por otros organismos nacionales”.
A su turno, el abogado de Pancello, Alejandro Pérez Moreno, subrayó que se sentía “vencido”, porque “no hay ningún argumento serio que destruya la presunción de inocencia de su cliente”.
Miguel Angel Martínez, abogado querellante, expresó que había que “entender a la gente que viene luchando desde hace doce años” y que tal vez esperaba penas de ejecución efectiva, no obstante destacó “el valor del precedente que se sentó”. En diálogo con Página/12, Martínez señaló que “este fallo viene a sancionar un delito que anteriormente sólo era considerado como una falta”. “Aquí hay una pena efectiva desde el punto de vista penal, tanto para Pancello como para Parra y, a partir de ahora, cualquier productor que contamine el ambiente y perjudique la salud de las personas con fumigaciones ilegales tiene que saber que la ley penal lo va a atrapar”, dijo.
Por su lado, Sofía Gatica –fundadora de Madres del Barrio Ituzaingó e impulsora de la causa, tras perder a una hija con malformación de riñón en 2002– apenas conoció la sentencia dijo que “no tenía nada que decir”. “¿Quién nos devuelve la salud a nuestros hijos?”, expresó.
Lucía Fernández, vocera del colectivo Paren de Fumigar, también se pronunció con respecto al fallo y dijo a este diario que “la sensación que nos deja esta condena es de absoluto dolor, porque no era lo que esperábamos”. “Sin embargo, estimamos que marcará un antes y un después en lo que se refiere a este tipo de casos. Vamos a seguir dando pelea por un ambiente saludable para todos, para que no haya más enfermos ni muertes que podrían ser evitables”, añadió.
Los hechos juzgados por el tribunal ocurrieron cuando la municipalidad de la ciudad de Córdoba ya había declarado al grupo poblacional de barrio Ituzaingó Anexo en emergencia sanitaria, entre otras razones, por la presencia de productos agroquímicos contaminantes. Según la acusación, en las fumigaciones realizadas sobre los campos ubicados en la inmediaciones de barrio Ituzaingó se utilizó endosulfán y glifosato, en violación a la Ley de Agroquímicos de Córdoba Nº 9164, que prohíbe la aplicación aérea de esos productos agroquímicos en un radio menor a los 1500 y 500 metros de distancia de las poblaciones urbanas, respectivamente.
La causa fue elevada a jucio tras constatar que la zona estaba contaminada con un cóctel tóxico, según estudios realizados en el lugar. Agua contaminada con arsénico, PCB de los transformadores de la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC) emplazados en el sector y los agrotóxicos por las fumigaciones. En el Barrio Ituzaingó fueron denunciados 200 casos de cáncer, cien de ellos fatales. Además, sobre una muestra de 142 chicos se comprobó que 114 tienen agroquímicos en su organismo.
Informe: Sabrina Améndola.


Primera condena por fumigar con agroquímicos cerca de poblados


Un tribunal dio por comprobado que la aplicación descontrolada multiplicó los casos de cáncer
Los magistrados a cargo del juicio visitaron ayer el barrio Ituzaingó, donde se hicieron las denuncias.

CORDOBA.- En un fallo que se considera histórico, la justicia cordobesa declaró delitos penales las fumigaciones ilegales con agroquímicos a campos de soja cercanos a barrios poblados y condenó a dos de las tres personas que fueron llevadas a juicio en una de las causas que se ventilan en los tribunales.

Se trata del emblemático caso de barrio Ituzaingó Anexo, donde desde hace más de 12 años las familias denuncian muertes y lesiones como presunta consecuencia de los agroquímicos usados en las fumigaciones.

La denominada causa madre que se instruye por los casos de víctimas fatales todavía no está concluida y posiblemente sea sometida a juicio el año próximo. No obstante, durante las audiencias, la Fiscalía expresó que hasta 2010 en ese barrio se constataron 169 casos de cáncer y más de 30 muertes por esa enfermedad.

La resolución tomada ayer por la Cámara Primera del Crimen se refiere a un caso conexo en el que fueron imputados por fumigaciones dolosas, ocurridas entre 2004 y 2008, dos productores y un piloto fumigador.

El fallo es histórico, dado que representa el primer proceso en el país y en el continente que juzga la aplicación de sustancias químicas en campos cultivados y sus presuntos efectos nocivos en la salud de la población.

Luego de casi dos meses de audiencias y testimonios, los jueces del Tribunal de la Cámara 1 del Crimen de Córdoba condenaron a tres años de prisión no efectiva y el cumplimiento de tareas sociales para el productor agropecuario y el aviador, dos de los tres acusados en el proceso judicial. El restante resultó absuelto por falta de pruebas.

La pena de prisión condicional correspondió al productor Francisco Parra y al piloto Edgardo Pancello, pero fue absuelto el productor Jorge Alberto Gabrielli.

Por unanimidad, Parra fue declarado autor penalmente responsable del delito previsto por el artículo 55° de la ley de delitos peligrosos. Por mayoría, Pancello fue encontrado autor corresponsable.

Parra fue inhabilitado por ocho años para realizar aplicaciones de agroquímicos en campos y Pancello fue inhabilitado por 10 años.

Ninguno de los dos irá a prisión, pero deberán cumplir tareas comunitarias de 10 horas semanales, durante cuatro años, para el Estado o en instituciones de bien público relacionadas con el ambiente y la salud.
DESAZÓN

La sentencia de los jueces fue recibida con desazón por vecinos del barrio y miembros de organizaciones ambientalistas, que realizaron un acampe frente a los tribunales para esperar la definición.

Al finalizar el juicio, tras varias horas de tensión, hubo llantos y gritos de familiares que sufrieron pérdida de seres queridos o que padecen hoy consecuencias de la contaminación.

En tanto, el fiscal Marcelo Novillo y el médico Medardo Avila Vázquez, ex secretario de Salud municipal y dirigente de la ONG de médicos de pueblos fumigados, se sintieron satisfechos con el desenlace judicial.

Novillo sostuvo que por "las condiciones en que se fumigó, las condiciones en que estaba el barrio, han sido condenados Parra y Pancello". Destacó que el fallo "ya sienta un precedente para la causa madre y para las causas que están paralizadas. Por eso es muy importante", ponderó.

Si bien debe aguardarse la lectura de los fundamentos, prevista para el 4 de septiembre, el fiscal dijo de antemano que no tiene previsto apelar.

A su vez, Avila Vázquez, quien actuó como querellante en la causa, destacó que, aunque los acusados no van a prisión, el tribunal sentó un precedente al tipificar como delito las fumigaciones. "Es un fallo histórico. Si bien la condena es de cumplimiento condicional, quedó clarísimo que es un delito. Podría haber sido un poco más, puede que la gente no se sienta respondida por esto, pero es un paso muy grande el que hemos dado", dijo al evaluar el pronunciamiento judicial.

El abogado de Pancello, Alejandro Pérez Moreno, se manifestó disconforme con la condena y anticipó que apelará el fallo. "No hay ningún argumento serio que destruya la inocencia de mi cliente", afirmó..
http://www.lanacion.com.ar/1501352-primera-condena-por-fumigar-con-agroquimicos-cerca-de-poblados


domingo, 19 de agosto de 2012

Declaración ante la inminencia del veredicto del Juicio a las fumigaciones


Imágenes integradas 1
Prensa Unión de Asambleas Ciudadanas Informa
19 de Agosto de 2012 


Declaración ante la inminencia del veredicto del Juicio a las fumigaciones

Córdoba, 18 de agosto de 2012
            Después de más de dos meses de proceso, donde pudimos presentar con libertad, respeto y atención los testimonios y las pruebas científicas y sanitarias sobre la contaminación que generaba las aplicaciones con agrotóxicos y de qué forma se fue afectando la salud y la vida de los vecinos de Bº Ituzaingo anexo; el próximo martes 21, el Tribunal de la Cámara 1º del Crimen de Córdoba dictara su sentencia.
            Desde hace más de 10 años ciudadanos del interior del país denuncian que las fumigaciones los enferman; a la par que el agronegocio se expande más y más sobre la base de un modelo de agricultura tóxica con semillas transgénicas, un sistema que consume cantidades crecientes de venenos  y que en este ultimo año utilizo 370 millones de l/kg de diversos venenos (68% glifosato). El gobierno nacional y los gobiernos de muchas de las provincias del país, impulsan con entusiasmo este modelo, negando sus efectos tóxicos, a pesar de contar, ante sus propios ojos, con la evidencia de las consecuencias que producen sobre la vida y la salud de su población.
            Los reclamos de los pueblos fumigados son acompañados por médicos, biólogos, agrónomos críticos, abogados de derechos humanos y ambientales, periodistas y ciudadanos comunes. Sus denuncias siempre fueron rechazadas por la policía y por la justicia en todo el país. Últimamente quedaron firmes recursos de amparo presentados con la finalidad de parar fumigaciones en las periferias de pueblos de Santa Fé, Chaco, Salta; la semana pasada el Tribunal Superior de la Provincia de Buenos Aires falló sobre un Amparo Ambiental, prohibiendo fumigar dentro de los 1000 metros que rodean al pueblo de Alberti en esa provincia.
En el juicio en curso, las denuncias por fin fueron escuchadas, y como resultado de la investigación, los fiscales concluyeron en que, fumigar contaminando zonas pobladas, viola el artículo 50 de la ley de Residuos Peligrosos nro. 24.051 y el artículo 200 del Código Penal. Durante las audiencias del debate, claramente se expresó un conflicto, entre los intereses de los empresarios sojeros, instigados por las empresas biotecnológicas (como Monsanto y Syngenta) que buscan sostener la forma tóxica en que despliegan su negocio, por un lado; y el derecho a la vida, a la salud y al ambiente sano de las poblaciones expuestas, por el otro.
La Justicia tiene hoy la palabra. Por su parte, el gobierno provincial, en estos días procura garantizar el establecimiento de Monsanto en nuestra provincia, fijando posición en este conflicto: más agricultura tóxica para todos.
Una sentencia de absolución significaría: glifosato libre para todos. Significaría que Parra, prepare su barbecho químico al día siguiente, y los vecinos de Ituzaingó vuelvan a recibir sus dosis sistemáticas de veneno, entre los meses de agosto y marzo, durante todos los años. Significaría que las 3000 escuelas rurales del país que son fumigadas con los chicos adentro, no tengan otra alternativa defensiva que cerrar puertas y ventanas y soportar los efectos de los plaguicidas. Significaría que para la Justicia, prevalezcan los derechos privados y comerciales, por sobre los derechos humanos. Significaría también consolidar el poder hegemónico de este bloque construido entre la Mesa de Enlace del “campo”, las empresas transnacionales más siniestras y el gobierno nacional y provincial.
Una sentencia que reconozca el carácter delictivo y contaminante de las fumigaciones indiscriminadas; una sentencia que castigue conductas sostenidas en la codicia y la desaprensión; que se apoye en el principio precautorio y no en los hechos consumados; que ponga a la Justicia en el rol de priorizar valores y principios de humanidad, de  solidaridad, de defensa del ambiente y de la vida sobre los intereses de grupos económicos, será una sentencia de una Justicia que aporte a la convivencia en una sociedad más ética y más justa.
Esperamos con expectativa el veredicto; conscientes de que, una sentencia “justa”, requerirá de los jueces de la Cámara 1º del Crimen, suficiente valor, coraje y dignidad para permitirles, como representantes de nuestras instituciones judiciales, responder al reclamo de los vecinos de Barrio Ituzaingó.-

Madres de Ituzaingo y Colectivo Paren de Fumigar

------------------
Comisión Prensa y Comunicación

UAC Unión de Asambleas Ciudadanas

Imágenes integradas 1


UAC Unión de Asambleas Ciudadanas
Contra el Saqueo y la Contaminación

ABOGADOS ASOCIADOS CON EL ENEMIGO

Estas son las declaraciones del defensor de sojeros envenenadores acusados en el juicio de las fumigaciones en Bº Ituzaingo

parece que no se entero que la marcha de apoyo al reclamo de las Madres de ituzaIngo del 19 de julio conto con más de 8000 personas marchando por el centro de la ciudad...donde vivis Haira¡bedian....en la planta de Monsanto??

http://www.youtube.com/watch?v=Y7jLQH-liUA

Según Vaquero, Cristina avaló el proyecto en Córdoba


La Presidenta habría dicho que una de las claves es que el país respeta las patentes porque ahora tiene productos para competir

La Presidenta habría dicho que una de las claves es que el país respeta las patentes porque ahora tiene productos para competir.
El vicepresidente de Monsanto Argentina, Pablo Vaquero, aseguró que la presidenta de la Nación, Cristina Fernández, avaló decididamente la instalación de la semillera en Malvinas Argentinas, durante una reunión celebrada el 15 de junio pasado en Estados Unidos.
El directivo remarcó que la mandataria expresó a las autoridades mundiales de la compañía que el país “tiene una política clara en biotecnologías, patentes y agroalimentos”, expresó.
“Nosotros ahora tenemos desarrollos patentados por lo cual defendemos las patentes”, dijo Vaquero que relató Cristina en ese encuentro.
También destacó que ese aval de la presidenta recobra mayor valor cuando se analizan las discrepancias políticas que existen entre el gobierno nacional y el que encabeza José Manuel de la Sota.
“Córdoba nos hizo una propuesta muy importante, nos dijo que nos mejoraba cualquier oferta y nosotros nos decidimos por esta ubicación porque creemos que Córdoba será el próximo gran cordón maicero de la Argentina”, relató.
Tras mencionar que está abierto a mantener un encuentro con organizaciones ambientalistas, reconoció que el “eslogan ‘péguele a Monsanto’ entró en la gente”, pero dijo que la planta de Malvinas Argentina “es la más amigable con el medioambiente que hay”.

Fresneda viene al juicio de Ituzaingo, habra justicia?

Martin Fresneda, secretario de DDHH de la Nación llamo por celular a su amigo Miguel Martinez, abogado de la querella en el histórico juicio contra las fumigaciones de Bº Ituzaingo, para confirmarle, en respuesta a la Carta Abierta de la Madres de Ituzaingo, que viene el martes a Córdoba a presenciar el veredicto de este juicio y a apoyar el reclamo de los vecinos y médicos de priorizar el derecho a la vida, la salud y el ambiente sano sobre el rendimiento de las cosechas de granos transgenicos.

Estamos muy contentos de contar con el apoyo y la solidaridad de este dirigente y luchador por los DDHH, fundador de la agrupación HIJOS, que cumple funciones tan importantes en el gobierno nacional.

El proximo martes 21, la Justicia de Córdoba estara ante la gran oportunidad de rescatar un derecho más, una libertad más, para el pueblo de Córdoba y de todo el país.

Una sentencia desfavorable, seguramente desencadenara una lluvia de agrotoxicos sobre barrio Ituzaingo y la codicia de los empresarios del agronegocio seguira sembrando muerte sobre 12 millones de argentinos que viven en pueblos fumigados. No es una sentencia penal más, es una sentencia que pondra en juego los valores y principios sobre los que se ordena nuestra sociedad.
Si se ordena sobre el negocio y los intereses comerciales de grandes industrias trasnacionales y grupos sojeros o sobre la base de los derechos humanos que nos permitan construir una sociedad mas humana, mas justa, mas equilibrada entre nosotros y con la naturaleza.

La justicia, sera Justicia?
que hara la Camara 1º del Crimen el proximo martes?
Respondera al clamor de más de 8000 ciudadanos que marcharon acompañando a las Madres en su reclamo de justicia o sera un integrante más del siniestro mecanismo de expoliación de nuestros bienes comunes sin importarle los dolores que nos quedan?


Dr. Medardo Avila Vazquez
Médico Pediatra y Neonatólogo
Coordinador Red Universitaria de Ambiente y Salud
Médicos de Pueblos Fumigados
www.reduas.fcm.unc.edu.ar
medardoavilavazquez@yahoo.com.ar
0351 155915933

martes, 14 de agosto de 2012

“Entraron en mi casa con armas y me dijeron que no me metiera con la soja”




La vecina del barrio cordobés que comenzó con las investigaciones luego de notar la gran cantidad de personas con enfermedades, cuenta cómo fue su lucha, la llegada del juicio y la ausencia del Estado

“En 2001 empecé a ver muchos chicos con barbijos, por la leucemia, y muchas mamás con pañuelos en la cabeza, porque habían perdido el pelo por la quimioterapia”, recuerda Sofía Gatica sobre los comienzos de su lucha. Esta semana se desarrollaron los alegatos del juicio por el que espera todo el país, un proceso histórico por el que se juzga a quienes fumigaron cerca de zonas urbanizadas. Sofía asegura que sea cual fuera el desenlace de la causa, nad a les devolverá a los vecinos del barrio Ituzaingó todo lo que perdieron por los químicos.
 

Gatica, de 45 años, es la primera de las “madres de Ituzaingó”, como se denomina a este grupo de mujeres que viene desarrollando este reclamo a los agricultores. Vivió en el sector durante 23 años, pero asegura que algunas familias hace más de 40 años que habitan en el sector. Después del fallecimiento de su hija recién nacida, por una malformación renal, sintió la necesidad de manifestarse y pedir respuestas.
 

“Uno no acepta la muerte de un hijo, y busca una explicación del porqué. Realicé un relevamiento de la cantidad de enfermos de la zona”, sostuvo Sofía, que agregó: “Vi que a las mujeres de la cuadra les había pasado lo mismo que a mí, casi todas habíamos perdido un hijo por una malf ormación.
 

- ¿Qué sucedió con el informe que realizó con los datos del barrio?

- Después de realizar el relevamiento, lo llevé al Ministerio de Salud de la Provincia. Yo trabajé en este proyecto a fines de 2001 y comienzos de 2002, y presenté los resultados. Había ido casa por casa preguntando los datos de cada vecino y si tenían alguna enfermedad. Hice pocas manzanas cerca de mi casa y la mayoría tenía cáncer, alguno de los integrantes estaba con leucemia o algún tipo de tumor. En 4 manzanas había aproximadamente 70 personas con estas enfermedades.
 

La vecina del barrio cordobés señala que en el ministerio provincial “cajonearon el informe, lo escondieron, hasta que los mismos vecinos comenzaron a preguntar qué había pasado con lo relevado”. Fue recién cuando se manifestaron desde el barrio y difundieron las condiciones de salud cuando hubo una respuesta: “Allí fue cuando nos llamaron desde el Ministerio y nos dijeron que habíamos tomado agua contaminada y que ellos estaban investigando, que no era cierto que no estaban haciendo nada”, dijo.
 

- En ese momento, ¿ya sospechaban de que todo era provocado por los agroquímicos?

- Cuando hice el relevamiento puse en el informe a las autoridades que investigaran si lo que nos estaba enfermando eran los transformadores, las fumigaciones o el agua. Puse esas tres cosas porque estábamos a 50 metros de los campos y las avionetas bajaban y nos fumigaban encima.
 

- ¿Qué sentían en el momento en que se desarrollaban las fumigaciones?

- No sentíamos olores desagradables, directamente cuando fumigaban teníamos que ir al hospital. A los chicos los afectaba mucho. A mi hijo cada vez que pasaban los aviones se le paralizaba el cuerpo, no podía caminar. Tenía que deambular por clínicas para que le hicieran resonancias, para saber por qué no podía caminar. A otra mujer, que tiene la casa próxima al campo, se le iban los ojos para atrás y tenían que ponerle Decadrón, a otros le salía zarpullido. Nosotros teníamos el temor de que les pasara algo a los chicos, porque veíamos que era algo malo lo que provocaba la fumigación. Nos rociaban encima.

- ¿Cuál fue la respuesta que les dieron desde la Provincia?

- El ministro de Salud nos dijo que en realidad todo sucedía porque habíamos estado tomando agua con endosulfán. Por eso nos cortaron el agua y nos dejaron sin el servicio.
 

Comenzaron a enviarnos agua con camiones, pero no nos alcanzaba, porque no se puede vivir con só lo un balde. Fuimos a hablar con las autoridades relacionadas al servicio, y nos hicieron firmar un acuerdo para darnos agua con la condición de que no fuéramos a juicio. Estaban representantes de Aguas Cordobesas, el Ersep, Ceprocor, varios entes, y tuvimos que firmar porque hacía meses que estábamos sin agua.
 

Cuatro informes


“Nosotros seguimos insistiendo, porque la gente seguía enfermándose. Queríamos saber qué sucedía”, recuerda Gatica, que señala que desde 2002 a la actualidad se realizaron 4 informes ordenados por el Estado: “El primero fue en 2002, donde la Provincia asegura, a través del Ministerio de Salud, que estamos sanos, que no tenemos nada, que somos como cualquier otro barrio”.

Asegura que ante la insistencia, y una serie de manifestaciones como el corte de rutas y trabas para que no fumigaran, “realizar on un nuevo informe en 2005, por orden de la Municipalidad de Córdoba, donde se aseguraba que el barrio era inhabitable, que no se podía vivir allí”, indica. Explica que esos resultados no agradaron al Municipio y se desautorizó a quien realizó el estudio “diciendo que no era creíble porque no había publicado nada”, comenta.
 

En 2007, la Municipalidad de Córdoba pidió otro informe, entonces fue a un especialista de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), “donde se indicó que el barrio estaba contaminado, no se dijo que era inhabitable, pero sí que estaba la contaminación”, sostiene Gatica.

- ¿Cómo era la situación de la salud de los vecinos?
 
- Como seguimos insistiendo, se realizaron análisis de sangre y se detectó que de 30 chicos, 25 tenían entre 3 y 4 agroqu&i acute;micos en la sangre. Allí intervino la presidencia de la Nación, Cristina Fernández firmó un decreto para que se investigara qué sucedía en el barrio y envió a la ministra Graciela Ocaña. En esa investigación, que concluyó hace 6 meses, se observó que el 33% de la población de barrio Ituzaingó muere por tumores. Los estudios estuvieron avalados por análisis de suelo, aire y agua, y en todos se encontraron agroquímicos. En tanto, en el 80% de los chicos se encontraron entre 6 y 7 químicos en sangre.

- Mientras se manifestaban, ¿se seguía fumigando en la zona?

- Sí, nosotros no teníamos contacto con los dueños de los campos. Nosotros nos metíamos en los terrenos para impedir que fumigaran con las máquinas “mosquito”, pero ellos nos decían: “De acá co men, muertos de hambre, de la retención de la soja les pagamos los planes sociales”. Como no dejábamos fumigar por tierra, no les quedó otra que sacar los aviones, y allí fue cuando se cometieron los delitos contemplados en el juicio que se desarrolla actualmente.
 

- ¿Cómo se llegó al juicio que está pronto a concluir?

- Al tener que fumigar de modo aéreo, los vieron y se hizo la denuncia ante la Justicia. En ese entonces estaba como responsable de Salud del Municipio Medardo Ávila Vázquez, que ahora es querellante en la causa. El fiscal intervino y determinó que se estaba haciendo daño y violaba ordenanzas que prohibían la fumigación aérea y que el barrio estaba en emergencia. Fue por esto que terminaron siendo juzgados dos agricultores y un aplicador.
 

- Más allá de las presiones del Estado, ¿recibieron amenazas por el reclamo que
 
efectuaban?

- Siempre hemos tenido complicaciones para llevar a cabo la lucha, a nadie le gusta que se les hagan estos reclamos. A mí se me metieron en la casa con un arma y me dijeron: “Dejate de joder con la soja”. También me han llamado por teléfono y me dijeron: “Tenés tres hijos, pero si seguís vas a tener dos”. La Policía intervino mi teléfono, porque yo ya no podía vivir así, con el temor de que mis hijos no volvieran bien a casa.
 

- ¿Y durante el juicio?

- No, solamente se aparecieron dos personas en la puerta de mi trabajo a molestar. Lo que sí se dio durante el juicio fue el enfrentamiento entre vecinos, algunos que declararon no haber visto fumigar, que no nos conocían, siendo que vivían al lado de nuestras casas. Hubo vecinos pagos, que declararon no c onocernos, aun cuando había documentación en la que ellos mismos firmaban denuncias por fumigaciones.
 

Gatica considera que durante estos años de lucha debieron vivir cosas muy
 
desagradables, pero que los peores momentos los vivieron durante los alegatos de los abogados defensores de los imputados. “Escuchar que se desprestigie a personas como lo hicieron los abogados defensores, es impresionante. Dijeron que Adolfo Pérez Esquivel es un mediocre Nobel de la Paz, apuntaron contra los directivos de la Universidad de Córdoba que apoyaron la causa y de mí hablaron 4 horas, al punto que sentí que era a mí a quien se juzgaba”, dijo.

Sostiene que los vecinos de Ituzaingó recibieron apoyo “de todo el mundo, de los gremios, de universidades, de ONG, vecinos en general, incluso de todo el país, del mismo modo que personas que vinieron de Ecuador, Brasil y Estados Unidos& rdquo;.
 

Asegura que este acompañamiento a su causa les hace sentir “que uno está haciendo las cosas bien, todos están esperando una resolución porque les está pasando lo mismo; ellos están atentando contra la salud de la gente, están negociando con nosotros, por eso nos apoyan, porque es una luz que se está abriendo”, dijo.
 

Tal es el apoyo internacional que Gatica y otros de los vecinos fueron convocados para el próximo 28 de agosto a participar del parlamento de la Unión Europea, “porque están peleando por los males transgénicos que traen las multinacionales, todos están tratando de frenar esa contaminación, pero hay negociados muy grandes entre gobiernos y multinacionales sobre nuesta salud”, completó.
 

- ¿De dónde cree que salieron esas fuerzas para mantener tantos años de lucha?
 
- Creo que la fuerza vino sola, porque cuando te tocan a un hijo llega el miedo que te toquen a otro. Es algo muy feo, aún no he podido asimilar la muerte de mi hija, y ver que estaba perdiendo a otro se hizo muy difícil. Es ir contra todo, y te amarga tener que salir a luchar cuando hay gente que cobra para hacerlo, los funcionarios que son los que deben intervenir, pero nosotros tuvimos que salir a la lucha por la ausencia del Estado.
 

- El martes 21 se hará la lectura del fallo de la Justicia por la causa, ¿qué expectativas tienen para ese día?
- Que les den a los imputados mil años de prisión no cambiaría lo que pasó, no repararía el daño que nos han hecho, porque nos han quitado lo que más queremos. Por lo menos, ayudará a mucha gente porque sentará jurisprudencia para tantos otros lugares que están en una situaci&o acute;n similar a la nuestra y están esperando, por lo que quien quiera fumigar en un futuro tendrá que cuidarse.
 
Luis Schlossberg
lschlossberg@puntal.com.ar

FELICITACIONES POR LA MOVIDA!!!!!!!!!!

Archivo del blog