jueves, 31 de enero de 2008

Las empresas de los Bush en la Argentina



De la mano de Jeb, –hermano del presidente norteamericano– la familia Bush producirá agua potable premium para vender en Europa. También elaborará proteínas de pollo para exportar a Asia. Los campos que compró en Córdoba y la Patagonia y el emprendimiento en Baradero.
Por Victoria Álvarez Benuzzi /REVISTA FORTUNA, BS. AS.
Sus oficinas, ubicadas en la exclusiva torre Four Seasons de Brickell Avenue de Miami, tienen un ventanal con una espectacular vista a las cristalinas aguas de Biscayne Bay. Cualquiera podría pensar que esa imagen fue la que actuó como musa inspiradora para el flamante negocio. Pero en realidad, la oportunidad pesó más que el paisaje, un estilo que parece ser una marca asociada al apellido. La familia Bush, encabezada por John Ellis "Jeb" Bush –ex gobernador de Florida y hermano del actual presidente de Estados Unidos, George W. Bush–, puso un pie en la Argentina para producir agua potable premium y proteínas de pollo para exportación. Pero el clan no vino solo: el desembarco se hizo con socios como el empresario Ronald Krongold, George Soros y la acaudalada familia cubano-norteamericana Fanjul, dueña del imperio azucarero Santo Domingo, entre otros negocios globales.
Este grupo forma parte de un fondo de inversión norteamericano y chileno que exportará desde la Argentina agua potable premium a Europa y proteínas de soja, pollo y pescado a China, Japón, el sur de Asia y parte de Rusia. Lo harán a través de dos sociedades nuevas, H2O+Sur y Protein+Plus, integradas al fondo y creadas especialmente para estos negocios. El agua potable y las proteínas son consideradas por estos inversores como las commodities del futuro, como lo son la soja y el petróleo. Claro que esta perspectiva de largo plazo no sólo proviene de una visión geopolítica producto de la experiencia al frente de la Casa Blanca de George Bush padre y de George hijo, y de la gestión en la gobernación de Florida de Jeb (dejó el cargo en enero de este año), sino también de la palabra de expertos. Todos los miembros de esta sociedad reciben asesoramiento de varios think tanks de universidades norteamericanas. Estos especialistas no sólo les aportan información sobre hipótesis de conflicto sino sobre regiones y oportunidades de negocios de largo plazo. Estos expertos habrían dado al fondo los siguientes datos: el planeta Tierra está integrado en un 78% por agua. De ese total, sólo el 3% es potable. Y el 1,1% de esa cifra está ubicado entre la Argentina y Paraguay. La información de la llegada de los Bush y sus socios al país fue confirmada a FORTUNA por el empresario cubano-argentino René Rodríguez Pérez, quien hace menos de un mes compartió una cena con Krongold y su joven esposa, Glenda, en uno de los salones del Sofitel Buenos Aires. Rodríguez Pérez, conocido por su modo frontal de hacer negocios es hombre de confianza, inversor y conceptualista del negocio de este grupo. De hecho, hace cuatro años, y a pedido del propio Jeb Bush (cuando era gobernador) organizó un cóctel de bienvenida en su residencia para empresarios norteamericanos que fomentaban el ALCA. Hoy se sabe que en ese encuentro comenzaron a tejerse las primeras redes del negocio en la Argentina. LAS EMPRESAS. H2O+Sur se dedicará a extraer agua de las napas de diferentes regiones de la Argentina, donde la sociedad compró y rentó miles de hectáreas definidas como no aptas para agricultura ni siembra, pero con buena calidad de aguas. El grueso de estas tierras está ubicado en la provincia de Córdoba, donde habrían adquirido 5 mil hectáreas, aunque se estima que podrían ser más, y el resto (las rentadas) en el sur, cerca de Villa La Angostura. Según precisaron las fuentes, el agua será sometida a procesos naturales de saneamiento utilizando tecnología de avanzada, importada de Israel y Alemania, que permite purificar hasta el 96% de aguas extraídas. Una vez desalinizada, el agua potable se envasará en grandes tanques contenedores y se exportará a Escocia, país donde se fragmentará el producto en botellas de vidrio de 500 cm3, con marca Patagonia Valley Gourmet y etiqueta de origen made in Argentina, para ser vendido en Europa como agua potable premium. Patagonia Valley es una marca de productos gourmet que ya existía y que fue comprada por Rodríguez Pérez, quien ya la presentó en distinas ferias mundiales. Una de las razones que interesó a Jeb Bush y sus socios es el nivel de rentabilidad de este negocio: hoy en día, una botella de agua en un café chic de Italia puede costar alrededor de 11 euros. La extracción del agua en la Argentina tiene costos bajos y no se paga ningún impuesto o canon en este sentido. CUMBRE. La imagen es gráfica y real: las copas de vino chileno acompañaban los platos de salmón ahumado kosher. En una mansión ubicada en una isla privada del sur de Chile los socios de este fondo encabezado por los Bush que estaba reunido con un reducido grupo de financistas del Banco de Chile. Allí estaban Krongold y representantes de Soros y de Jeb Bush festejando la puesta a punto de las dos empresas en la Argentina. El encuentro ocurrió en la última semana de noviembre último, luego que Krongold estuviera en Buenos Aires cerrando personalmente los detalles del negocio.Uno de estos detalles tratados fue el emprendimiento que tienen en Baradero. En esta localidad de la provincia de Buenos Aires ya iniciaron una prueba piloto de saneamiento de aguas contaminadas. Instalaron, con el permiso municipal correspondiente, una especie de silo repleto de plumas de pollo en la orilla del río Arrecifes. Este almohadón con forma de salchicha absorbe más del 95% de las sustancias contaminantes de la superficie de esas aguas. Para limpiar el interior se usarán las maquinarias importadas, capaces de absorber los contaminantes de las diferentes capas de los ríos, lagunas, etc. Las plumas de pollo, que antes se tiraban, ahora tienen un valor comercial alto al ser utilizadas como filtros de contaminantes de agua. PROTEÍNAS. A nivel mundial, las proteínas para elaborar alimentos son un bien que ya se está considerando escaso. Con la mira puesta en abastecer las necesidades nutricionales de la población china, este grupo creó la sociedad Protein+Plus, dedicada a exportación de proteínas de pollo, pescado y soja a China, Japón, el sur de Asia y parte de Rusia. En un primer momento, Bush y sus socios se acercaron a la localidad cordobesa de Río Cuarto, donde Carlos Miguens y Joaquín De Grazia poseen un criadero de pollos modelo dedicado a la exportación. Ambos grupos mantienen conversaciones para que los locales aporten el know how del negocio, ya que pretenden reproducir ese criadero en Chile para tener salida directa al Pacífico y para no estar sometidos a los vaivenes del gobierno argentino en materia de retenciones a las exportaciones. El proyecto, que consiste en montar un criadero de pollos de avanzada en un predio de al menos 2.000 hectáreas en el sur de Chile, demandará una inversión de u$s 120 millones que planean recuperar al tercer año y tendrá una rentabilidad anual de 21%, según precisaron fuentes de la compañía. Si bien todo está en proceso, los hermanos Bush (a trevés de Jeb) y sus partners ya firmaron contratos a futuro con China para enviarles el 60% de las proteínas y derivados producidos. El mercado chino es la panacea para los exportadores de productos saludables, ya que según cifras que maneja el Banco Mundial, las muertes por contaminación en ese país se dispararon de 700 mil personas a 1,3 millones anuales sólo en áreas metropolitanas. Mientras la carne y los huevos se usarán para obtener proteínas y gelatinas, las plumas serán enviadas a la Argentina para armar los filtros de contaminantes de aguas. Como se ve, se trata de un negocio sin desperdicios. Y con este criterio es que los inversores también aprovechan al máximo los recursos extra que obtienen de sus activos. En las tierras que usarán como base de operaciones para extracción de agua, no aptas para agricultura ni ganadería, crece una especie de conífera (jatropha curcas) de la que se puede extraer un aceite ideal para fabricar biodiesel. La sociedad de los Bush estaría abasteciendo de esos pinitos a PDVSA, empresa que está interesada en el negocio de combustibles alternativos y estaría financiando el proyecto en la Universidad de Río Cuarto –donde el 5 de diciembre se produjo una explosión– con el objeto de poder exportar a Japón. Las oficinas locales de H2O+Sur y Protein+Plus funcionarán en principio dentro de un hotel cinco estrellas de Buenos Aires. Esto es habitual en la operatoria del grupo: de hecho, los Bush, junto a sus socios y un puñado de inversionistas israelíes, tienen sus oficinas en el piso 34 del Hotel Four Seasons de Florida, Estados Unidos. En ese lugar se gestionan distintos negocios, como la empresa de armamentos Corner Shot, bancos, financieras, constructoras, inversiones mineras y, ahora, agua y proteínas producidas en la Argentina. Los Krongold y los Bush viajarán a Israel a festejar juntos la Navidad. A la hora del brindis seguramente levantarán sus copas también por sus negocios en la Argentina. Negocios que les permiten maximizar los recursos, con costos bajos, alta rentabilidad y –como si fuera un designio de la herencia política de la familia del presidente norteamericano– con una estrategia a futuro que no deja de lado el juego geopolítico global.

No hay comentarios:

FELICITACIONES POR LA MOVIDA!!!!!!!!!!